domingo, 31 de mayo de 2009

Crónica de la décima F.L.I.A.

Las cosas se volvieron raras. Muy raras. El primer puesto que comenzó a arder, fue el de los skins buenos. De golpe, todo en llamas. Fuego por todos los flancos. Yo volvía de intercambiar un par de cosas en un puesto y vi el fuego. Llegué hasta mi mesita, pero ya no había nada que salvar, solo unos papelitos naranjas quemados. Vi a unos hippies asustados correr con un termo sin saber muy bien hacia donde. No había lugar a donde huir, el fuego cercaba todo el estacionamiento de la facultad de sociales. Vi al Rey larva pasar corriendo con el pelo hecho fuego y gritando incoherencias mientras sacudía los brazos como si quisiera volar. No supe cómo reaccionar. Me colgué en el medio de todo este caos. Hacia donde ir? Pensé que lo mejor era ir a buscar a De posfay. No porque pensara que él supiese como actuar, sino para patearlo un rato. No tengo nada contra este buen hombre, hace años leí su libro Sed y me gustó mucho. Es uno de esos libro que te hacen sentir simpatía por el autor. El problema es más profundo. No es que me caiga mal. Nos hemos escrito algunos mails y todo. El problema es que nunca lo he visto y no sé como es, pero me imagino (no sé por qué) que es igual a Jorge Dorio.
Creo que cualquier persona normal debe tener una lista negra, su lista negra. Debe tener un top five de gente a quién le gustaría patear un rato. Hasta que sangren. Les tiro un par de los míos al azar:
1- Julián Weich.
2- Sofovich.
3- Jorge Rafael Videla.
4- Alguno de Smitten, porque me da la sensación de que son todos mulliditos, como los ositos cariñosos.
5- Jorge Luis Borges.

Ok. En esta no salió, pero uno que está indiscutidamente dentro de mi lista es Jorge Dorio. Una vez, lo escuché hablar sobre Nieztche en el panel del gran Hermano. Desde ese día se la tengo jurada. No me voy a ir de este estúpido mundo así, envuelto en llamas y sin haber golpeado a Jorge Dorio. Este engendro del demonio no estaba en la FLIA, lo más cercano a Dorio, dispuse en ese momento, era Guillermo De posfay.
Vuelvo a estar rodeado de llamas. Todo el lugar arde y la gente corre sin dirección. Pelean, se gritan unos a otros. En medio, corona esta escena infernal, el cuerpo chamuscado y sin vida del Rey Larva. Me quito el sombrero y lo apoyo con mi mano derecha en mi pecho. Adiós, viejo lobo de mar, peposo irredento, rey de la basura, adiós. Lo haré también por ti, amigo, patearé a De posfay hasta que sangre. Convertiré este sucio mundo que te servirá de mortaja, en algo un poco más bello. Por ti, camarada, grité con lágrimas en los ojos y partí hacia mi misión. Caminé entre las personas que iban y venían a los gritos, pateé un hippie en el camino, no por hippie, sino porque me daba la altura y el ángulo para dar un golpe preciso y lleno de gracia. Es que soy un declarado fanático de las cosas bellas. Cualquier cosa que sea bella es, también, absolutamente necesaria. Aunque sea una canallada, o un gran error, no importa, es absolutamente necesaria. Pisé a un perro y el muy maldito me tiró un tarascón en el tobillo. Sigo caminando, me caigo, vuelvo a levantarme. El calor es insoportable, me seco la transpiración de los ojos y me arde. No encuentro de De posfay y me falta el aire. Me sofoco. Caigo, me arrastro, se me cruza el viejito que daba la conferencia sobre revistas independientes y lo saco de mi camino de un cabezazo en la frente. Nada me va a detener, voy a encontrar al maldito De posfay. Sigo unos metros. Acepto mi destino. Miro con tristeza, sintiéndome perdido, el asfalto del estacionamiento. Moriré asfixiado en la décima FLIA, sin haber encontrado a De posfay. Ya acostado boca abajo sobre el asfalto caliente, entregado, siento una fresca brisa. Levanto la cabeza y veo una luz. Escucho que el viejito, que yace unos metros atrás, balbucea: Es él, nos vino a salvar. Y me mira con cara de viejito emocionado de la película Cocoon. Me acerco. Me mira a los ojos y dice: es él, es Guillermo, Guillermo De posfay. Me acerco un poco más y le doy otro cabezazo. Este sí lo tumba. Comienza la lluvia, la luz se eleva unos seis o siete metros del piso. La miro hasta que me enceguece. La voz de una chica grita: Gracias Guille, sos mi héroe. La luz da vueltas y se eleva hacia la galaxia infinita, dejando una lluvia torrencial que apaga el feroz incendio de la décima FLIA.
Desde el mismísimo instante en que la última gota apagó el último fuego, que estoy esperando la próxima FLIA. Para encontrar a Mr. De Posfay y agradecerle todo lo que hizo por todos nosotros. También, por supuesto, para ver el busto homenaje al Rey Larva. Me encantaría leer un poema en su honor y coronarlo rompiendo un envase de birra en su cabezota de concreto. También llevaría un par de putas gordas para que bailen en bolas entre la gente durante todo el tiempo que dure la FLIA y reciten todo su primer libro de poemas completo, de adelante hacia atrás y de atrás para adelante, repitiéndolo como un mantra. También llevaría un grabador de última generación para entregárselo a los hippies a modo de compensación por haber atacado a uno de los suyos, pero se los entregaría con una condición: nada de Silvio Rodríguez en la FLIA. Creo que será duro para ellos, pero es un trato justo. Por el viejo no me preocupo, quién sabe si lo dejarán salir del geriátrico para la próxima. Si lo dejan, igual, me va a encontrar afiladísimo. Me conseguí un Sensei tumbero que a fuerza de pulir y lustrar me revela día a día un poco más de este arte de guerra tucumano y, según sus propias palabras, estoy hecho un fiera. Se sorprende de los avances, dice que soy su mejor alumno, el más comprometido con esta milenaria y poderosa técnica de combate. El más responsable e intuitivo de sus alumnos. Él no lo sabrá nunca, pero la verdad es que todo su rollo casi místico con el tema de los cabezazos, me chupa un huevo. Solo quiero estar preparado para cuando me cruce con alguno de los de mi lista.

3 comentarios:

Bukowskiana dijo...

TE ESSCRIBIRÍA MÁS, PERO... ES FICCIÓN??

AJAJA

Marcous dijo...

nada más leí que odiás a gente a la que odio. eso vale la firma

rey larva dijo...

EY GRACIAS POR NO PATEARME CUANDO YA ESTABA LISTO, TAMBIEN POR LA FLOR, LA CUESTION ES QUE RESUCITE Y NO ME FUI AL CIELO ME HE QUEDADO PARA AMARLOS, PORFI QUIEN ES GIMENA? TENEMOS EL MISMO APELLIDO
JEJ
elreylarva.blogspot.com